10 Términos básicos de marketing digital + EJEMPLOS

10 Términos básicos de marketing digital + EJEMPLOS

¿Te ha pasado alguna vez que quieres utilizar todo el poder que ofrece Internet para mejorar tus resultados e investigas muchos blogs sobre marketing pero resulta que lees y lees y sientes que no están escritos en el mismo idioma que tú hablas?

Que si CPC, SEO, SEM, KPI… “¿Pero qué es esto?” piensas, y acabas desistiendo y con la idea de que el marketing es una cosa inaccesible que nunca vas a entender.

La verdad es que en el mundo de marketing existen numerosos tecnicismos, abreviaturas y, por si fuera poco, los profesionales del marketing tendemos a utilizar muchos términos en inglés directamente en vez de su homólogo en español.

Sin embargo, eso no quiere decir que sea imposible tener unas nociones básicas sobre marketing que te ayuden a entender mejor todo este mundo de Internet y así conseguir mejorar la estrategia online de tu negocio.

Además, no hace falta dedicarte al marketing para saber estos términos, sino que saberlos te servirá de ayuda si alguna vez quieres contratar algún tipo de servicio relacionado.

Por ello, y para todos aquellos que no estáis muy familiarizados, en este post te explico 10 términos de marketing digital que deberías conocer, explicados de una forma sencilla clara.

Para empezar, vamos a ver algunos conceptos que deberías tener muy claros a la hora de definir tu estrategia o plan empresaria, pues son claves para saber qué ruta queremos seguir y planificar cómo podemos hacerlo.

Qué son los objetivos

Los objetivos son la clave para enfocar nuestra estrategia de marketing y definir las acciones que nos llevarán a su consecución.

A la hora de definir tus objetivos, tienes que tener en cuenta que estos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes delimitados en el tiempo:

  • Específicos, ya que cuanto más concreto sea dicho objetivo, más fácil será centrarnos en la estrategia a desarrollar para conseguirlo.
  • Medibles, para saber si de verdad hemos alcanzado dicho objetivo o no.
  • Alcanzable, ya que aunque marcarse retos está bien, los objetivos deben ser posibles de alcanzar.
  • Relevante, ya que los objetivos tienen que ir acorde a nuestra meta principal como negocio.
  • Delimitados en el tiempo, ya que así evitaremos la procrastinación de los mismos.

 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, un objetivo podría ser “conseguir más de 100 clientes este año”, ya que es específico (quiero al menos 100 clientes nuevos), medible (si consigo menos de 100 clientes sabré que no he conseguido cumplir ese objetivo), alcanzable (lo puedo conseguir porque normalmente consigo un número similar de clientes), relevante (tener más clientes me ayuda a facturar más, lo que es bueno para mí y mi negocio) y delimitado en el tiempo (tengo un año para conseguirlo).

Como ves, tener claros los objetivos que quieres alcanzar es de vital importancia ya que te ayudará a definir y planificar una hoja de ruta con aquellas acciones y estrategias que poco a poco contribuirán a que consigas dichos objetivos.

Qué es el buyer persona

Un buyer persona, explicado de una forma breve y concisa, sería tu cliente ideal.

Dado que una de las mejores estrategias de marketing que puedes llevar a cabo es el Marketing de contenidos, es muy importante que conozcas a tu audiencia para saber qué tipo de contenido de valor despierta su interés.

Por ello, construir el perfil de tu buyer persona te ayuda a conocer información relevante sobre tu audiencia, como por ejemplo sus intereses, inquietudes, y lo más importante: qué necesita o cuál es su preocupación, cómo puede ser solucionada con el producto o servicio que tú ofreces.

Teniendo esta información conoces algo muy valioso: la razón por la que esa persona hace una búsqueda en Google y/o llega a comprar lo que ofrecemos.

Veamos esta definición del buyer persona con un ejemplo para entenderlo mejor. Imagina que eres profesor de inglés. Actualmente hay un gran número de estudiantes de inglés alrededor de todo el mundo, pero es imposible enseñar a todos.

Por eso, decidimos centrarnos más en aquellos estudiantes que están aprendiendo el idioma por motivos de trabajo, o sea, quieren mejorar sus oportunidades laborales para trabajar con clientes internacionales, trabajar en una multinacional, o bien trabajar en una empresa en otro país.

La necesidad de estas personas es aprender inglés pero enfocado al entorno laboral, por lo que probablemente buscarán cosas como «cómo escribir un email profesional en inglés», «cómo hacer una entrevista en inglés», y un largo etcétera.

Teniendo esto en cuenta, si tú eres un profesor de inglés y quieres atraer a ese tipo de alumnos, deberías trabajar en una estrategia de Marketing de contenidos que resuelva estas dudas y, por tanto, ayude y aporte valor a estas personas.

De esta forma, será mucho más probable que ese perfil de consumidores adquiera tus servicios o productos, porque el contenido que les has ofrecido les ha servido de ayuda y entonces estarán mucho más dispuestos a trabajar contigo.

Qué es la segmentación

Siguiendo el ejemplo anterior del profesor de inglés, y suponiendo que vivimos en un mundo ideal, ¿no sería genial que todas aquellas personas que quieren aprender inglés como lengua extranjera acudieran a nosotros para que les enseñásemos el idioma?

Desafortunadamente, la realidad es totalmente distinta, y es que existen muchas variables que hacen que una persona quiera adquirir nuestros productos o servicios y no los de otros..

Por esta razón, es muy importante segmentar todo ese público interesado, con el fin de encontrar un nicho de mercado (grupo más pequeño) formado por aquellas personas que tengan determinadas características en común.

Este fenómeno se denomina segmentación, el cual consiste en dividir la población general en grupos más pequeños a partir de determinadas características que tengan en común los integrantes de cada grupo.

Estas características las definimos nosotros mismos para que así el grupo con el que elijamos trabajar sea el más adecuado para nuestro negocio.

Como puedes observar, tener bien definidos los objetivos y el buyer persona (a través de la segmentación del mercado) nos ayuda a emplear nuestros recursos, normalmente tiempo y dinero, de una forma mucho más eficiente de tal manera que invertimos menos y obtenemos mejores resultados.

Una vez vistos estos tres conceptos más básicos, es momento de ver aquellos que están más relacionados con el marketing digital en sí.

Qué es el alcance

El alcance es el número de personas total que ve tu contenido. Sólo se contabiliza una vez, es decir, el alcance sólo mide que una persona ha visto tu contenido de forma única, sin importar cuantas veces dicho contenido haya sido mostrado a esa misma persona.

Qué son las impresiones

Una impresión tiene lugar cuando tu contenido ha sido mostrado a un usuario. Por tanto, las impresiones son el número de veces que una publicación se muestra, sin importar que el mismo usuario haya visto dicha publicación en numerosas ocasiones.

Como puedes ver, el alcance y las impresiones son dos términos bastante similares, por lo que vamos a utilizar un ejemplo para entenderlo mejor:

Imagina que haces una publicación en Facebook y un usuario (usuario A) la ve. Unos minutos después, otro usuario (usuario B) también la visualiza pero en este caso este segundo usuario decide compartirla en su muro.

Ahora imaginemos que ambos usuarios son amigos y que el usuario A vuelve a ver esa misma publicación de nuevo porque su amigo la acaba de compartir.

¿Cuál sería el alcance de esa publicación y cuántas impresiones ha tenido hasta el momento? Pues bien, la respuesta sería que dicho contenido ha tenido un alcance igual a dos personas (el usuario A y el usuario B) y un total de tres impresiones: cuando el usuario A la vio, cuando el usuario B también la vio, y cuando la publicación apareció de nuevo en el muro del usuario A después de ser compartida por el usuario B.

¿Ves la diferencia? Por tanto, y explicado de forma muy simple, el alcance es el número de usuarios y las impresiones, cuántas veces un contenido ha sido visualizado.

Como puedes observar, el número de impresiones puede ser un poco engañoso, ya que una persona puede tener varias impresiones del mismo contenido.

Por esa razón, es mucho mejor considerar el alcance como dato si queremos saber realmente a cuántas personas ha llegado realmente nuestro contenido.

Qué es el engagement

El engagement es la sensación de pertenencia unión emocional entre una marca y un usuario.

Es el objetivo principal en redes sociales y lo mejor que puedes hacer para conseguirlo es basar tu estrategia en marketing de contenidos en tu buyer persona y generar en cada una de tus redes la mayor participación posible.

Qué es una conversión

Una conversión tiene lugar cuando un usuario realiza una acción que nosotros mismos hemos definido previamente y que incentivamos al usuario para que lleve a cabo a través de diferentes iniciativas.

Esta acción u objetivo predefinido puede ser: rellenar un formulario, descargarse un archivo, mandar un mensaje, generar una venta, unirse a una newsletter, consumir un determinado contenido, hacerse seguidor o fan…

Por tanto, cuando hablamos de convertir nos referimos, por ejemplo, a convertir un visitante de nuestra web en cliente, convertir un visitante en suscriptor o convertir un suscriptor en un cliente.

En resumen, lo que cambia mediante la conversión es la forma en la que esa persona interactúa con la compañía.

El único requisito a la hora de elegir una conversión o acción es que esta sea relevante y esté en línea con la estrategia y objetivos de marketing online marcados, ya que esta es la finalidad de la conversión.

Qué es un embudo de conversión

Un funnel embudo de conversión es el proceso que el usuario recorre desde que nos conoce hasta que genera una conversión.

Se conoce como embudo porque a medida que el proceso avanza, la mayoría de usuarios se quedan por el camino y solo una parte pequeña llegará hasta el final del proceso.

Qué es el posicionamiento orgánico (SEO)

El posicionamiento orgánico, más conocido como SEO por sus siglas en inglés de «Search Engine Optimization», es el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores, como por ejemplo Google (el más popular con diferencia).

Explicado de una forma más sencilla, cuanto mejor posicionamiento SEO tenga tu página, más arriba aparecerá tu web en la página de resultados, por lo que conseguirás más visitas y, probablemente, más ventas.

Esto es de vital importancia para que las personas lleguen a tu página web, ya que actualmente, cuando buscamos algo en Google o en cualquier otro buscador, normalmente hacemos clic exclusivamente en aquellos enlaces situados en las primeras posiciones.

Esto significa que si tu página no aparece ahí, es como si no existiera.

Qué es el branding

El branding es el conjunto de estrategias que se ponen en práctica para construir y visibilizar la marca de una empresa o producto.

Está formado por todos aquellos elementos gráficos por los que quieres que sea reconocida tu empresa o tú mismo como profesional, como por ejemplo: logo, colores corporativos, tipografía

Todo ello debe estar relacionado con los valores de tu marca y acorde a las características del buyer persona que hayas elegido.

A través del marketing online se pueden desarrollar diversas estrategias para que una marca aumente su notoriedad, el número de ventas y su popularidad gracias a la imagen de su marca.

 


 

Bueno, pues hasta aquí esta recopilación de los 10 términos básicos de marketing digital que deberías conocer. Espero que te haya servido de ayuda como introducción al mundo del marketing digital.

Ahora cuéntame, ¿ya conocías todos estos términos de marketing digital? ¿Cuál crees que debería incluir a la lista?

¡Te leo en comentarios!

0 comentarios

Escribe un comentario